¿Y si hablamos de la sangría?

La sangría, una de las bebidas españolas por excelencia en nuestro país, aclamada y admirada por turistas y no tan turistas.

Según la normativa de la Unión Europea, la sangría sólo puede producirse en España y Portugal. El Diccionario de la Real Academia en su edición del 2001 define así la sangría: “Bebida refrescante que se compone de agua o gaseosa y vino, con azúcar, limón y otros aditamentos.”

Sangría

En verano la sangría es una de esas bebidas que refrescan, y que hace a uno sentirse en modo relax. Es uno de los “cócteles” más consumidos en verano y es también quizá nuestra bebida más internacional y conocida.

Hay que recordar que la sangría es una bebida alcohólica por lo que hay que consumir con moderación si no queremos acabar bailando la jota manchega, el Paquito el Chocolatero o Islas Canarias en las fiestas del pueblo.

Hay muchas variantes sobre la receta de la sangría sobre todo a la hora de elegir la fruta. Aquí los ingredientes básicos de la sangría, seguro que tú tienes una variante igualmente válida y refrescante. Lo más importante que no se te olvide!…. El vino tinto!

  • Vino tinto. La base vínica típica es el vino tinto, de donde le viene el nombre de sangría que evoca el color de la sangre. Aunque prácticamente puede utilizarse cualquier vino el más adecuado es un tinto joven afrutado.
  • Azúcar. Cuidado no pasarse, ya que no debe resultar una bebida muy dulzona.
  • Limón y naranja. Del limón se echa solamente su zumo en la cantidad deseada, a diferencia de las otras frutas que se echan troceadas pero no se exprime su zumo. Lo propio sucede con la naranja.
  • Otras frutas. Deben ser frutas carnosas como el melocotón, albaricoque, pera, manzana y el plátano, aunque la manzana es la fruta estrella. Deben estar algo troceadas para que la maceración resulte efectiva.
  • Especias. Para los amantes de la canela puede utilizarse. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que hay quienes la aborrecen.
  • Gas carbónico. Es frecuente utilizar refrescos gaseosos de naranja o de limón (tipo Fanta o Sprite).
  • Vermut y licores. Un poco de vermut rojo o de brandy  convierte la sangría en una bebida de alta graduación pero con la sensación de estar bebiendo una bebida de menor contenido en alcohol.

En la elaboración de la sangría la dificultad reside en que la fruta tiene que macerar durante un par de horas para que la bebida resultante sepa efectivamente a fruta fresca. Durante la maceración es conveniente que la fruta objeto de maceración no esté en contacto con el aire, para evitar su oxidación. Esa oxidación no estropea el resultado, pero resulta poco agradable a la vista.

Cada región tiene su propia variante de la sangría, en Cataluña es frecuente hacerla con cava y en Asturias es común utilizar sidra en lugar de vino. Otros en cambio sustituyen el vino tinto por blanco…. al final la sangría, de una forma y otra, lo que nos apetece es un poco de sombra, una conversación y disfrutar del momento!

¿Eres de sangría?

 

 

Fuente: Wikipedia, RAE

 

También te puede interesar:

 

Opt In Image
Entérate de lo realmente importante
Únete a nuestra comunidad!

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: