Nos sobra uva, hay que asumirlo

Largas colas de tractores en la provincia de Ciudad Real para descargar la uva
Largas colas de tractores en la provincia de Ciudad Real para descargar la uva

Se acerca la fecha más esperada por todos los viticultores, la vendimia, y de repente se pone sobre la mesa el problema que el año pasado causó diversos quebraderos de cabeza en Castilla La Mancha, el excedente de uva. El excedente de uva es un problema que va camino de convertirse en algo recurrente en la región si desde las diferentes administraciones no se ejecutan y toman medidas serias.

Como muchos sabréis, el año pasado en Castilla La Mancha y sobre todo en Ciudad Real, se vivieron momentos tensos en bodegas privadas y cooperativas, dónde se formaron largas colas y esperas de los agricultores con remolques llenos de uva. El motivo fue que debido a la gran cosecha que hubo en la región con estimaciones cercanas a 30 millones de hectolitros, rompió todas las estadísticas de años anteriores y dichas bodegas y cooperativas no estaban preparadas con depósito para alojar tal cantidad de líquido. El año pasado las condiciones climatológicas acompañaron y sumado a las nuevas técnicas de recolección como es el emparrado con máquina, hace que la producción se dispare, cuando la media en Castilla La Mancha está sobre los 21 millones de hectolitros y el total de España sobre los 40 millones Hl.

La falta de control y un organismo centralizado que prevea y estime la producción que realmente puede salir al mercado, hace que el agricultor en muchos casos saque el máximo rendimiento a la vid, produciéndose un efecto en cadena, mucha producción hará que los precios bajen y hará que el excedente de vino también se tenga que malvender en muchos casos. Este año se ha notado la bajada de precios del vino a granel. El problema que nos encontramos ahora es que las cooperativas aún tienen en Castilla La Mancha cerca de 5 millones Hl (otros medios hablan de cerca de 10 millones Hl) y se está solicitando a través de la administración y gobierno algún tipo de ayuda que permita sacar tal cantidad de los depósitos, bien transformando el vino a través de procesos de destilado en alcohol para otros usos o sectores. Un proceso denominado destilación de crisis que además podría suponer un coste elevado llevarlo a cabo.

Recientemente ha habido reuniones desde la Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA), Cooperativas Agroalimentarias y el gobierno regional para tratar y buscar una solución a la situación actual, así como marcar las pautas a seguir para este y próximos años por el bien de la economía de la región y el mercado. ¿Solución? Quizá fácil, pero dura, sería limitar la producción y sancionar a quién sobrepase su capacidad en cooperativas. Se hace en algunos casos, pero la sanción es ridícula.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) tiene sobre la mesa y ya se han producido pequeños acercamientos para crear la Interprofesional del Vino, que sería el organismo que pondría solución a este tipo de situaciones, el excedente de uva y también dar salida a la producción y mejorar la comercialización del vino, aunque indica que debe ser el propio sector del vino el que tiene que tomar medidas y gestionar sus decisiones.

Aquí un artículo del MAGRAMA: El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente brinda su apoyo “para conseguir un sector vitivinícola activo que pueda dar una adecuada salida a las producciones”

 

Opt In Image
Entérate de lo realmente importante
Síguenos, únete a nuestra comunidad

Respetamos tu privacidad. Sólo enviaremos como máximo una newsletter semanal.

4 thoughts on “Nos sobra uva, hay que asumirlo

  • 12 junio, 2014 en 09:44
    Permalink

    En este artículo se describe muy bien la situación que existe en el sector, me gustaría apuntar que una de las causas de esta situación es la falta de formación del agricultor, ya que con las ayudas a la reestructuración no se acompañó la formación en “técnicas de manejo del cultivo en espaldera”, el agricultor ha seguido las mismas técnicas que en vaso en cuanto a sacarle el máximo rendimiento a la plantación (incluso el adelanto del inicio de la producción en nuevas plantaciones) y como consecuencia esa elevada producción y su adelanto, se está produciendo un problema como es el agotamiento de las plantas por someterlas a tanto estrés, con una descompensación entre la parte aérea y la parte radicular excesiva, hace que las plantaciones sean más sensibles a las enfermedades y a veces tienen consecuencias desagradables. Hay que formar y orientar al agricultor para mejorar la calidad de su producción y el mantenimiento de sus viñedos, esto tiene que tener como consecuencia una mejora en la calidad de los vinos que suponga un precio adecuado a los costes de producción.

    Responder
    • 12 junio, 2014 en 15:01
      Permalink

      Creo que son cuestiones de base que incluso arrastramos de años anteriores, casi todos los años se comenta…. pero realmente no se aportan soluciones. ¿Quién da el paso? ¿Quién da la orden a seguir? ¿Quizá muchos organismos sobre el mundo del vino?

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: