Inicio Agricultura Ovejas que odian el viñedo pero ayudan a controlar la cubierta vegetal

Ovejas que odian el viñedo pero ayudan a controlar la cubierta vegetal

¿Es posible hacer que las ovejas odien el viñedo?

Este es el estudio que han realizado investigadores del grupo de viticultura de la Misión Biológica de Galicia y que dependen del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), hacer que las ovejas odien el viñedo.

La función de este estudio es crear en las ovejas aversión al viñedo para que el pastoreo pueda realizarse por el viñedo sin riesgo de que la oveja se coma la planta pero ayuden a controlar la cubierta vegetal en las plantaciones de vid.

Este estudio se ha realizado en Galicia ya que existen muchos terrenos dónde es difícil el paso de maquinaria agrícola, pequeños y antiguos viñedos dónde prácticamente todas las labores se realizan a mano. El problema viene al tener que eliminar las malas hierbas del terreno y que normalmente se realiza con pesticidas. Ahora debido a que la Unión Europea poco a poco va a prohibir el uso de pesticidas es importante buscar un método alternativo, y ni más ni menos se ha pensado en las ovejas.

Ovejas que no se comen el viñedo

Brava y Blanquita convivieron un tiempo con los científicos de la Misión Biológica de Galicia. Cuando llegaron, estas dos ovejas, «se subían por las parras y no dejaban ni rastro de los brotes», asegura Martínez. Al terminar el experimento, en cambio, las hojas de ese cultivo ni siquiera las tocaban. El método es sencillo. «Se les da hojas de la vid y a continuación se les da un brebaje que no les sienta muy bien, aunque no les hace daño. Ellas asocian el comer hojas de esa variedad de vid a que les siente mal y ya no vuelven a probarlas», explica la investigadora. Quiere dejar muy claro que los animales no sufren en ningún momento, y por eso el experimento se llevó a cabo con la colaboración de la facultad de veterinaria. «Cumplimos con todas las normas de bienestar animal», afirma.

El método de los alcohólicos

Explica Martínez que este mismo método es el que se utiliza con las personas alcohólicas y que no hace daño a los animales. «No vomitan ni nada. Nosotros las tuvimos vigiladas con cámaras», insiste. Es más, afirma que el brebaje solo se le suministra una única vez y la aversión de las ovejas por este tipo de cultivos se mantiene, por lo menos, un año. Este mismo estudio se hizo con cabras y su aversión al olivo y se descubrió que incluso las crías de los animales mantenían esa misma indiferencia por los olivos sin haber tenido que pasar por el proceso. «Hay determinadas plantas que los animales ya no comen. Y esto es algo similar», insiste. Las ovejas son, sin duda, una buena alternativa a los herbicidas.

 

 


 

También te puede interesar:

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil