Inicio Agricultura El agua y la superficie de riego en España | #Datos

El agua y la superficie de riego en España | #Datos

España es el país comunitario con más superficie regada.

Según los datos de la Esyrce (Encuesta sobre Superficies y Rendimientos del MAPA), la superficie de riego en España en 2019, 3.828.747 ha, ha aumentado un 1,44% respecto a 2018 (3.774.286 ha). Este incremento confirma la tendencia al alza que se venía manteniendo desde el año 2007, solo alterada en 2010 con un ligero descenso del 0,4% en superficie irrigada.

Estas cifras suponen aproximadamente el 7% de la superficie geográfica y casi la quinta parte de la superficie agraria útil. Pese a esa reducida dimensión relativa, la intensidad productiva de las tierras regadas y la importancia de los capitales en ellas invertidos, explican que algo más del 35 % del Producto Bruto Agrícola se obtenga de dichas tierras.

Este incremento de la superficie regada en España va acompañado de un cambio en la evolución de los distintos tipos de riego que explicaremos más adelante. El sistema que más aumenta en los últimos años es el riego localizado (18,77%), implantado en 441.139 hectáreas nuevas desde el año 2009. Este sistema de riego crece cada año de forma continuada. El riego automotriz rompió su tendencia al alza en 2018 respecto a 2017, pero en 2019 presenta un aumento promedio respecto a 2009-2018 del 8,41%. El sistema de aspersión, que se ha implantado en 92.522 nuevas hectáreas de cultivo a lo largo de estos últimos 11 años, fluctúa más con los años, debido fundamentalmente a ser un sistema más propio de cultivos herbáceos.

Las cuatro Comunidades Autónomas con más superficie regada son:

  • Andalucía (1.107.324 ha – 28,92% del regadío total nacional).
  • Castilla – La Mancha (567.866 ha – 14,83%).
  • Castilla y León (465.583 ha – 12,16%).
  • Aragón (418.104 ha – 10,92%).

Superficie de riego en España: Viñedo

El viñedo de transformación es junto con el olivar el cultivo donde mayoritariamente se han venido implantando sistemas de riego localizado. Desde 2009 este sistema de riego se ha implantado en 57.886 nuevas hectáreas de este cultivo. Los sistemas de gravedad y aspersión, a pesar de las fluctuaciones de los últimos años, han venido representando históricamente alrededor del 5% de media de la superficie del viñedo de transformación en España.

La superficie de regadío en el viñedo se fija en una superficie de 398.600 ha, lo que supone un 41,21% sobre la superficie total de viñedo en nuestro país.

Regadío en Castilla La Mancha

Castilla La Mancha es la segunda Comunidad Autónoma en términos absolutos de superficie irrigada con 567.866 ha, el 14,83% del total de la superficie nacional regada. Es también la segunda Comunidad Autónoma, por detrás de Andalucía que presenta mayor superficie regada bajo la modalidad de sistema localizado (357.225 ha) y es concretamente el cultivo del viñedo de transformación el que tiene mayor superficie con 233.864 hectáreas bajo este sistema de riego. En el 2019 sigue la tendencia alcista de los últimos años de este sistema de riego. El riego por gravedad tuvo un auge de 2009 a 2015, pero en los últimos años no supera el 5% de la superficie regada total.

En Castilla La Mancha se riega un 7,15% de su superficie geográfica y un 15,35% de la cultivada

El resto de sistemas, aunque en su balance promedio han descendido en la última década, en el último lustro se mantienen estables. En Castilla La Mancha se riega un 7,15% de su superficie geográfica y un 15,35% de la cultivada.

En Castilla La Mancha los cultivos de viñedo, olivar, cebada de 2 carreras, almendro, trigo blando y maíz representan el 75,52% de la superficie de regadío. El cultivo del viñedo tiende a igualar su superficie en secano y regadío.

¿Qué tipos de regadío hay?

> Tipo 1: Riego por superficie o gravedad. Se caracteriza por el reparto de agua en la
superficie de la parcela aprovechando la fuerza de la gravedad. El agua utiliza dicha
superficie como sistema de distribución. Son modalidades de este tipo de riego el riego
a manta, en surcos, alcorques, etc. La canalización de la acometida del agua hasta la
parcela es fija.

> Tipo 2: Riego por aspersión. Se caracteriza por la distribución del agua mediante
tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión. Este sistema de
distribución suele ser de carácter fijo, siendo, generalmente, completo el recubrimiento
de la parcela, o portátil, efectuándose el riego de la parcela por sectores.

> Tipo 3: Riego de tipo automotriz. Se caracteriza por la distribución del agua mediante
tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión que se desplazan de forma
autónoma. Se incluyen en esta modalidad los sistemas basados en mecanismos tipo
pívot y automotrices. La diferencia con el tipo fijo radica en la movilidad del aspersor.

> Tipo 4: Riego localizado. Puede ser por goteo, en este caso el agua se distribuye en
el suelo a través de orificios emisores o goteros. Suele tener un carácter fijo, pudiendo
estar enterrado el sistema principal de distribución. Se incluye en este tipo la
microaspersión y similares.

Buena parte de los regadíos se abastecen de aguas superficiales, procedentes de los embalses de los grandes ríos ibéricos y de las que directamente se captan de sus caudales. Son por eso las vegas de los ríos, tanto de los que vierten al Mediterráneo como, sobre todo, al Atlántico, las que suman casi las tres cuartas partes de los regadíos ibéricos.

Fuente: Instituto Geográfico Nacional y Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE).

 

 


También te puede interesar:

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil