Diferencias vinos reserva, gran reserva y de crianza

Todos hemos oído hablar de los vinos Reserva, Gran Reserva o Crianza pero, ¿sabemos qué los diferencia cuando acudimos a la tienda de vinos? ¿Cuáles son sus características y cómo podemos reconocerlos? Conocer esta clasificación de los vinos españoles te será de gran ayuda, tanto si prefieres comprar vino online como si te decantas por un establecimiento especializado de venta de vinos.

¿Qué significa envejecer para un vino?

En primer lugar, es necesario aclarar que la denominación de vinos Reserva, Gran Reserva o Crianza hace referencia, única y exclusivamente, al periodo de maduración y envejecimiento del vino. Esta clasificación atiende al tiempo durante el que el vino ha permanecido en barrica o en botella, antes de proceder a su distribución, y, por lo tanto, no tiene nada que ver con la calidad.

La crianza aporta nuevos aromas y matices al vino, dependiendo del tipo de madera utilizada, el tostado de la madera y la edad de la propia barrica. Las más comunes son las de roble francés y americano. Mientras permanece dentro de la barrica, el color del vino se estabiliza y se define su sabor.

Vino de crianza

En un vino tinto de Crianza, el tiempo de guarda debe extenderse durante un periodo mínimo de 24 meses, de los que al menos seis meses deben ser en barrica de madera. El plazo obligatorio en barrica puede variar dependiendo de las denominaciones de origen. Los vinos de Rioja o Ribera de Duero, por ejemplo, deben envejecer en barrica durante un mínimo de 12 meses.

En el caso de los vinos Crianza blancos y rosados, el período en bodega debe ser al menos de 18 meses, seis de ellos en barrica de madera. Mientras los vinos tintos de Crianza llegan al mercado en su tercer año de vida, en el caso de los rosados y los blancos Crianza lo hacen en su segundo año.  Un vino de Crianza puede mantenerse en perfectas condiciones de cinco a diez años, siempre y cuando lo almacenemos de forma adecuada.

Vinos Reserva

Si hablamos de vinos Reserva, el periodo de envejecimiento se incrementa hasta los 36 meses en bodega para los vinos tintos, al menos uno de ellos en barrica. Para los vinos blancos y rosados se establece un periodo mínimo de guarda de 24 meses, de los que seis meses deben ser en madera.

Vinos Gran Reserva

Esta categoría está reservada a las mejores cosechas, de uvas de calidad excepcional. Los vinos Gran Reserva envejecen durante al menos 60 meses en la bodega, pasando al menos 18 meses en barricas de madera y el resto, en botella. En el caso de los vinos Gran Reserva rosados y blancos, el envejecimiento se prolonga durante 48 meses años, al menos seis en barrica.

A la hora de acudir al mercado de venta de vinos, saber si es un vino Crianza o Reserva también puede darnos pistas sobre su sabor, que se enriquece durante el tiempo de guarda y embotellado. Una vez en la copa, aprender a diferenciarlos solo es cuestión de práctica así que aprovecha la ocasión y disfruta descubriendo el exquisito mundo de los vinos españoles.

 

 

 

Entérate de lo realmente importante

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here