Entrevista a Cipriano Garrido, viticultor de Bodegas Marisol Rubio

bodegas marisol rubio vino cima pedro ximenez

Bodegas Marisol Rubio y su vino CIMA atraen el interés de grandes críticos de vinos.

Estos días he tenido ocasión de hablar con Cipriano Garrido y el ilusionante proyecto en el que se ha embarcado él y sus hijos. Un proyecto llamado Bodegas Marisol Rubio, que aún siendo un proyecto joven, ya ha tenido una gran crítica y aceptación.

Cipriano Garrido, es natural de Villanueva de Alcardete (Toledo), población en la que ha desarrollado toda su trayectoria profesional. Su dedicación principal siempre ha girado en torno a la agricultura, siendo agricultor a título principal y dedicando la mayor parte del tiempo al cultivo de vid, olivas y cereal. Además, desde hace más de 40 años, ha compaginado esta labor con tareas de asesoramiento y distribución de semillas, abonos y fitosanitarios. Esta labor le ha permitido recorrer fincas de casi toda la Comunidad Autónoma y ser conocedor de primera mano de los quehaceres en tareas propias de otras provincias vecinas a la suya, Toledo.

El proyecto

Bodegas Marisol Rubio vino Cima

  • Cipriano, ¿Recuerda cuándo tomó su primera copa de vino?

Quizá fuera con 14 años. En casa, siempre hemos tenido vino, mis abuelos lo ponían cada día en la mesa y lo bebíamos con botillo o porrón. Más adelante, recuerdo aquellos años de los 70 donde me juntaba con muchos amigos de la localidad y empezábamos a saborear cosas más complejas y elaboradas. A partir de ahí, empecé a descubrir todo lo que hay detrás de una copa, y desde entonces he mantenido siempre alerta mi curiosidad por probar vinos distintos e intentar extraer de ellos todo lo que pueden llegar a expresar.

  • ¿Cómo surge el proyecto de Bodegas Marisol Rubio?

Es una idea que siempre he tenido debido a mi dedicación al campo, principalmente a la vid. Como nunca es tarde, junto con mis hijos vimos que ahora era el momento adecuado, había plantado una variedad distinta y tanto mi mujer como yo habíamos puesto todos nuestros esfuerzos en crear nuestra Finca. Ahora, sé que es el mejor homenaje hacía ella, crear una marca con su nombre para que siempre sea recordada, para que su humildad, su pasión por la vida y su espíritu de sacrificio puedan permanecer en el tiempo.

  • Si tuviese que describir la filosofía de Bodegas Marisol Rubio en una frase, ¿Cuál sería?

Pasión y dedicación.

  • Para elaborar un buen vino, ¿Qué es lo más importante?

“No ser abusivo” y pensar en la calidad en todo momento con lo que ello conlleva, podas cortas, vendimia en verde, riegos tan solo de apoyo… creo que es una mentalidad difícil de tener en nuestra zona, por historia y por las filosofías que nos rodean, pero si queremos cambiar y competir con las grandes marcas, debemos de empezar a pensar en calidad desde las primeras fases del ciclo vegetativo de la planta.

  • CIMA ha sido vuestro primer vino, ¿Cómo lo definirías?

Auténtico y muy completo. Es un vino que transmite los valores que le rodean. Hablando del propio vino, tiene muy buena intensidad en aromas, predominando siempre los propios de la variedad y en boca está muy equilibrado, resultando muy agradable y teniendo un post-gusto largo con toques minerales, que eso es lo que más gusta y llama la atención.

  • ¿Por qué esa apuesta por la variedad Pedro Ximénez?

Cuando era distribuidor de semillas, en una de mis visitas, conocí la zona de Jerez de la Frontera y allí observé grandes viñedos de esta variedad. Tenían una apariencia envidiable, nos contaron  sobre ello, y pensé que si se adaptaba tan bien en una zona tan cálida, incluso más que la nuestra, pues por qué no aquí. Desde entonces siempre he madurado esta idea en mi cabeza y tras contrastarla con expertos y encontrar los requisitos adecuados, cuando llegó el momento de re-estructurar la Finca, ya lo tenía más que claro.

  • En un mercado tan competitivo, ¿hacia dónde se deben enfocar los esfuerzos para captar más clientes?

Considero que la innovación es un punto clave. Aplicar la experiencia y querer ofrecer algo nuevo siendo cuidadosos desde el principio, pueden ser las palancas para posicionarse en un sector que como bien dices es muy competitivo. El consumidor busca cosas distintas, experiencias nuevas y los que creamos algo tenemos la responsabilidad de dárselo o de al menos intentarlo mejorando lo ya creado.

Pasión y dedicación, la Filosofía de Bodegas Marisol Rubio.

  • Viendo cómo os está yendo este año, ¿qué objetivos os marcáis para el próximo?

Mejorar y mejorar, no cabe otra. Es cierto que es un buen vino, además teniendo en cuenta que es un viñedo joven y que el año pasado sufrimos heladas y pedriscos, pero hay que perseguir la excelencia. Son muchas, afortunadamente, las opiniones de grandes y reconocidos expertos que hemos tenido y de todas ellas intentaremos encontrar el denominador común para crecer.

El listón quizá haya surgido alto, pero soy consciente y así se lo intento transmitir a mis hijos, de que lo más complicado no es llegar y posicionarse, sino mantenerse. Nos hemos introducido en un sector apasionante, el de la elaboración de tus propios vinos de autor, y logramos sacar huecos en nuestro día a día, para sentarnos con gente de todos los sitios posibles para intentar aprender y aplicarlo a nuestro proyecto.

En cuanto a ideas, es inevitable que te surjan y no pocas, pero aquí seré cauto. Además, intento no pensar a largo plazo, la vida te cambia en un minuto y eso desafortunadamente lo he vivido. Con el recuerdo de mi mujer, con el cariño de mis hijos y con esa alegría de ver cumplidos algunos de mis sueños, intento vivir el momento y no pensar más allá.

 

 


 

También te puede interesar:

 

Opt In Image
Entérate de lo realmente importante
Recibe las novedades de los últimos vinos premiados!

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here