21.8 C
Toledo
martes 18, junio, 2024

Oler vino (sin vino) es posible en un entorno de realidad virtual

La realidad virtual (VR) revoluciona la manera en la que percibimos a través de los sentidos.

Hasta hoy día, los videojuegos se han centrado principalmente en lo que podemos ver: imágenes en movimiento en las pantallas y su audio asociado. Otros sentidos no han estado presentes. Pero ahora, un grupo de investigación interdisciplinario de la Universidad de Estocolmo y la Universidad de Malmö han construido una máquina de olores que puede ser controlada por un videojuego. En el juego, el participante se mueve en una bodega virtual, recogiendo copas de vino virtuales que contienen diferentes tipos de vino y en el que deben ir adivinando los aromas. La pequeña máquina de olores está conectada al controlador del sistema de realidad virtual, y cuando el jugador levanta el vaso, libera un olor.

«La posibilidad de pasar de un sentido del olfato pasivo a uno más activo en el mundo del videojuego allana el camino para el desarrollo de una mecánica basada en el olfato completamente nueva», dice Simon Niedenthal, investigador de juegos en la Universidad de Malmö.

El juego de prueba y estudio

Antes de comenzar el estudio, los investigadores explicaron brevemente a los participantes el uso de la pantalla olfativa y el juego. En el estudio, los participantes ingresaron a la bodega virtual y se les asignó, por un lado, la tarea de identificar los olores para evaluar el rendimiento y, por otro, pensar en voz alta mientras jugaban para evaluar la experiencia del usuario. Los participantes jugaron este juego en 4 sesiones consecutivas con descansos de 1 a 3 minutos entre cada sesión.

Se seleccionaron ocho aromas típicos de los vinos y se agrupamos en dos categorías. Las sesiones 1 y 2 usaron un aroma de vino tinto, que incluía olores de clavo, grosella negra, frambuesa y chocolate. Las sesiones 3 y 4 usaron un aroma de vino blanco, que incluía aromas de piña, almendra, pomelo y pera. Las concentraciones de cada fragancia se identificaron a través de una prueba piloto informal. Para mitigar la contaminación cruzada de olores en la salida de la pantalla, limpiaron la pantalla pasando aire limpio a través de ella durante 10 minutos entre participantes, eliminando cualquier olor difuso persistente.

Olfatómetro, ¿Qué es realmente?

El olfatómetro, nombre dado al aparato en cuestión, consta de cuatro válvulas diferentes, cada una conectada a un canal. En medio hay un ventilador que aspira el aire en un tubo. Con la ayuda del ordenador, el jugador puede controlar los cuatro canales para que se abran en diferentes grados y proporcionen diferentes mezclas de olor. Mezclas de aromas que pueden imitar la complejidad de una copa de vino real. El juego tiene diferentes niveles de dificultad con niveles crecientes de complejidad.

Todos los códigos, planos e instrucciones para la máquina están disponibles en código abierto, al igual que el código para el juego de cata de vinos virtual. El grupo de investigación, ubicado en el Departamento de Psicología de la Universidad de Estocolmo, espera que este tipo de avances en juegos perfumados puedan volverse útiles para otros propósitos y sectores.

La tecnología del olfatómetro ha sido desarrollada por Peter Lundén, ingeniero de investigación de la Universidad de Estocolmo y miembro del equipo de investigación de SCI LAB.

Fuente e información: Science Direct.

TE PUEDE INTERESAR: Vino y tecnología: las 9 tendencias que cambiarán el sector vitivinícola

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias