33.5 C
Toledo
sábado 13, julio, 2024

El futuro del vino español, ante el aumento de costes de producción y su valor

La OIVE valora los principales retos del sector en su décimo aniversario.

En el marco del décimo aniversario de la Interprofesional del Vino de España (OIVE), su presidente, Fernando Ezquerro, ha puesto de manifiesto los desafíos y oportunidades que se vislumbran sobre el horizonte del sector vitivinícola español. La celebración no sólo marca una década de esfuerzos conjuntos y logros importantes, sino que también sirve como un momento de reflexión sobre los retos que llegarán.

La valorización de los vinos españoles se presenta como una prioridad clave. No se trata sólo de reconocer la calidad y diversidad que caracteriza a los vinos nacionales, sino de asegurar que cada eslabón de la cadena productiva reciba una parte justa del valor generado. Esta igualdad es fundamental para la sostenibilidad del sector, permitiendo que desde el viticultor hasta el distribuidor, todos puedan prosperar en un mercado cada vez más competitivo.

La amenaza de los costes de producción

Sin embargo, esta aspiración se ve amenazada por el incremento de los costes de producción y distribución, un fenómeno que no es exclusivo del vino, pero que en su caso se ve afectado por la meticulosidad y cuidado que requiere la elaboración de un producto de alta calidad. A esto se suman las nuevas normativas comunitarias y los fenómenos meteorológicos adversos, consecuencia directa del cambio climático.

Ante este panorama, y según han trasladado en un comunicado, la OIVE no se ha quedado de brazos cruzados. Bajo la guía de un plan estratégico consensuado, la organización trabaja para dar respuesta a estos retos, buscando siempre la innovación y la adaptación como herramientas clave para el futuro. La unidad y el trabajo conjunto, valores que han sido pilares desde la creación de la Interprofesional, se perfilan como los grandes aliados para “enfrentar los desafíos futuros”.

La visión de Ezquerro es clara: la unión hace la fuerza. La creación de la OIVE hace diez años marcó un antes y un después en la historia del vino español, demostrando que la colaboración entre productores y comercializadores no sólo es deseable, sino necesaria para fortalecer al sector. Hoy, esa misma colaboración se convierte en el faro que guía al sector vitivinícola hacia un futuro donde la calidad, la sostenibilidad y la equidad no sean solo ideales, sino realidades palpables.

En conclusión, mientras que los retos son muchos y variados, la determinación y el compromiso de la Interprofesional del Vino de España son claros indicadores de que el sector vitivinícola español no solo está preparado para enfrentarlos, sino para transformarlos en oportunidades de crecimiento y consolidación en el mercado global.

TE PUEDE INTERESAR: Baja el consumo mundial de vino, pero sube el valor comercial

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias