En valor el papel del vino en la Dieta Mediterránea

el vino en la dieta mediterranea

El vino es el responsable del 25% de los efectos saludables de la dieta mediterránea.

El 28 de mayo se celebra en España el Día Nacional de la Nutrición, una iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) en colaboración de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). En este día se pone en valor el vino en la dieta mediterránea.

En esta edición, la temática es “Dieta Mediterránea en tiempos de pandemia, ahora más que nunca” y el objetivo es promover una alimentación y estilo de vida saludable en momentos tan complicados como los que todavía estamos viviendo. La Fundación para la Investigación para el Vino y la Nutrición (FIVIN) se suma a esta iniciativa queriendo poner en valor el papel del vino en la Dieta Mediterránea y fomentar su consumo moderado. Para ello, ha contado con el aval de su comité científico que lleva más de veinte años apoyando con rigor y apoyados en estudios e investigación todas aquellas iniciativas que promueven una nutrición sana, saludable y sostenible, en línea con las nuevas exigencias del consumidor y con las tendencias de la Unión Europea.

Existen evidencias científicas que asocian efectos saludables al consumo bajo- moderado de vino en la Dieta Mediterránea. Se puede afirmar, que es el responsable del 25% de los efectos saludables de la dieta mediterránea según el estudio publicado en la revista Bristish Medical Journal (*), que resalta su contenido en resveratrol, componente asociado a una mayor longevidad.

Efectos protectores

Además, numerosos efectos protectores están vinculados a un consumo moderado como, por ejemplo:

  • Favorece la prevención de enfermedades cardiovasculares, gracias a su efecto antioxidante.
  • Contribuye a la prevención de la diabetes y la obesidad dado que los polifenoles pueden ser un mecanismo potencial para la prevención de alteraciones cardiovasculares y metabólicas asociadas a la obesidad.
  • Reduce el riesgo de deterioro cognitivo y la demencia ya que ayuda a suprimir las alteraciones en el hipotálamo mejorando, entre otras cosas, la memoria y alteraciones del estado de ánimo como la ansiedad o la depresión.
  • Mejora el microbiota intestinal ya que un consumo moderado aumenta las bacterias de género Lactobacillus beneficiosas para una mejor salud intestinal.
  • Reduce la probabilidad de tener problemas visuales asociados a la edad o envejecimiento.

No se puede olvidar, que el vino, está definido como alimento en la Ley de la Viña y el Vino (Ley 24/2003) y es un alimento más dentro de la Dieta Mediterránea, tiene micronutrientes como el Hierro, el Cobre, el Zinc, el Magnesio y vitaminas como la B6 y la B2.

Tomándolo con moderación y acompañando las comidas, es saludable y así lo atestiguan los cientos de estudios que anualmente se publican en todo el mundo. Además, forma parte de nuestra cultura y tradiciones desde tiempos inmemoriales, por eso desde OIVE apostamos por el consumo moderado como única forma de disfrutarlo.

Entérate de lo realmente importante

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here