5.2 C
Toledo
sábado 24, febrero, 2024

Acolchados orgánicos: alternativa para controlar malas hierbas en viñedos

Una solución verde para el control de malas hierbas en los viñedos

Un estudio realizado por el grupo “VITIS GESTIÓN” del Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) ha evaluado la efectividad de tres tipos de acolchados orgánicos para controlar el crecimiento de malas hierbas en los viñedos, comparándolos con dos métodos tradicionales: el uso de herbicidas y la labranza inter-cepa.

Los acolchados orgánicos son materiales que se colocan sobre el suelo para cubrirlo y protegerlo, y que pueden tener diversos beneficios, como reducir la evaporación, mejorar la estructura y la fertilidad del suelo, y controlar las plagas y las enfermedades.

Tipos de acolchados orgánicos

Los tres tipos de acolchados orgánicos analizados en el estudio fueron la paja, los restos de poda triturados y el sustrato post-cultivo de champiñón, que es una mezcla de paja, estiércol de ave y urea. Estos acolchados se aplicaron en las filas de las vides, dejando el espacio entre filas sin cubrir.

Los resultados del estudio, que se llevó a cabo a lo largo de tres años (2019, 2021 y 2022), mostraron que la paja y los restos de poda fueron los acolchados más efectivos para reducir el crecimiento de malas hierbas, logrando disminuirlo a menos del 30% de la superficie del suelo. El sustrato de champiñón, en cambio, no fue tan eficaz, ya que favoreció el desarrollo de algunas especies vegetales.

Además, el estudio reveló que los acolchados orgánicos no solo influyen en la cantidad de especies presentes, sino también en su composición. Los acolchados orgánicos fomentan una mayor diversidad de especies, incluyendo algunas beneficiosas para el ecosistema, como las leguminosas, que fijan el nitrógeno atmosférico, o las aromáticas, que repelen a los insectos. Por el contrario, los métodos tradicionales tienden a favorecer la proliferación de especies que compiten directamente con las vides, como las gramíneas o las compuestas.

El estudio

Los autores del estudio concluyen que los acolchados orgánicos emergen como una alternativa ecológica y sostenible para controlar el crecimiento no deseado de hierbas entre las vides, y que además pueden aportar otros beneficios, como mejorar la calidad del suelo, reducir la erosión, aumentar la retención de agua y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El estudio se ha publicado en la revista científica Agronomy for Sustainable Development, y forma parte del proyecto “VITIS GESTIÓN: Gestión sostenible de viñedos en el contexto del cambio climático”, financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Fuente: Science Direct.

TE PUEDE INTERESAR: Cubierta vegetal en el viñedo: sí o no

Artículos relacionados

Últimas Noticias