28.5 C
Toledo
lunes 15, julio, 2024

Castilla-La Mancha recupera la Ley de la Viña y el Vino

La Ley de la Viña y el Vino pretende defender los intereses del sector.

En la nueva Ley de la Viña y el Vino se incluyen nuevas menciones en el etiquetado, distintas a las que se han tenido hasta ahora, como topónimos de mayor o menor ámbito que la indicación geográfica donde se encuentre la bodega. De manera particular, el nuevo concepto de ‘vino de finca’ se incluye por primera vez en España en una normativa, lo que permitirá elaborar por primera vez el vino con cepas de una bodega dentro de la misma denominación de origen, incluyendo este concepto y el de la DO en el etiquetado.

En esta Ley quedan reflejadas la autorización de nuevas variedades de vid en Castilla-La Mancha; se incluye prácticas enológicas que no estaban reguladas hasta ahora o la creación de una interprofesional del vino regional a petición del propio sector.

Recordamos que el sector del vino en la región gestiona más de 450.000 hectáreas de viñedo, siendo la primera comunidad a nivel nacional en extensión, con 80.000 familias detrás, y un cultivo que da empleo a 43.000 trabajadores y que cuenta con 484 bodegas (205 de ellas cooperativas). La media de producción es de 23 millones de hectolitros.

En términos económicos, el valor de la producción de vinos y mostos a nivel regional
supone alrededor de un 14 % de la producción de la rama agraria y, aproximadamente, el 22 % de la producción vegetal.

Disposiciones generales de la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha

La Ley dispone de 60 artículos entre los que se habla de la viña, de las plantaciones exceptuadas del régimen de autorizaciones, del registro vitícola de Castilla-La Mancha, de la clasificación de las variedades y de las plantas de la vid, de las declaraciones de cosecha, el control en materia de viticultura, del vino, de la calidad de los vinos, de los órganos de gestión de las indicaciones geográficas, del control y de la trazabilidad, del registro de embotelladores y envasadores, así como del fomento vitivinícola y del régimen sancionador.

Los tres primeros artículos de la Ley: Objeto, Ámbito de aplicación y objetivos.

Artículo 1. Objeto.

El objeto de la ley es la ordenación del sector vitivinícola de Castilla-La Mancha en el marco de la normativa de la Unión Europea y de la estatal de carácter básico.

Artículo 2. Ámbito de aplicación.

El ámbito de aplicación de la ley se extiende a la uva de vinificación, al resto de productos vitivinícolas y a los alcoholes elaborados a partir de productos vitícolas, al viñedo, instalaciones para la producción, almacenamiento y distribución de los productos mencionados y a todos los operadores que desarrollen o puedan desarrollar actividades relacionadas con los mismos en el ámbito territorial de Castilla-La Mancha.

En cuanto al ámbito de aplicación del control, este se extenderá también a todos los productos comercializados o destinados a ser comercializados en el territorio de Castilla-La Mancha, así como a los procesos y las operaciones a que sean sometidos.

Artículo 3. Objetivos de la ley.

a) Integrar en una norma la regulación regional específica del sector vitivinícola.
b) Promover la calidad, el control y la trazabilidad de las producciones vitivinícolas.
c) Promover las figuras de calidad y el embotellado para incrementar el valor añadido de los productos.
d) Fomentar la investigación, desarrollo, innovación y promoción del sector vitivinícola.
e) Vertebrar a todos los actores del sector en una estrategia común para su desarrollo.
f) Fomentar la vitivinicultura como un eje vertebrador del mundo rural, facilitando la lucha contra la despoblación y la consecución de los compromisos medioambientales para la sostenibilidad del sector.
g) Actualizar el régimen sancionador.

¿Qué es un vino de finca?

Según la Ley de la Viña y el Vino, se denomina Vino de finca a los vinos producidos al amparo de una indicación geográfica en la que se hace referencia a la explotación vitícola que cumpla con todos los requisitos establecidos para los vinos de explotación en la normativa de aplicación en materia de etiquetado.

Digitalización

La nueva ley destaca la apuesta por la digitalización y, por primera vez en esta misma campaña, va a haber digitalización en los libros de bodega, algo que se va a ir incrementando, dentro del trabajo en esta línea impulsado por el Gobierno de la mano con la Universidad regional para que llegue a todo el sector la aplicación de la tecnología Blockchain para identificar los productos desde el consumo al origen con un código QR.

TE PUEDE INTERESAR: Vinos de Castilla-La Mancha premiados

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias