Luces y sombras sobre la nueva PAC

La nueva PAC (Política Agraria Común) no termina de convencer.

Justo hace casi un año, el Ministerio de Agricultura convocó a todos los consejeros y consejeras autonómicos en sesión extraordinaria de la Conferencia Sectorial para avanzar las que serían las propuestas del ministerio en cinco ámbitos concretos y muy relevantes de la PAC: agricultor genuino, régimen de pequeños agricultores, ayuda básica la renta, limitación de los pagos y ecoesquemas-agricultura ecológica.

Una PAC en la que no había puestas muchas esperanzas pero por la que finalmente España recibió 47.682 millones de euros según el acuerdo presupuestario del Consejo Europeo. Una cifra similar a la que recibieron los agricultores y ganaderos españoles en el periodo de 2014-2020. A nivel europeo la PAC estará dotada de unos 390.000 millones de euros.

Todo parecía indicar que los fondos recibidos y la disposición de los organismos implicados darían paso a una serie de acuerdos a nivel nacional que dejaría a los agricultores españoles en disposición de recibir tales ayudas de una forma proporcionada y acorde a su gestión.

La PAC en España

En Marzo de este año es cuando el ministro de agricultura indica que se debe lograr un gran pacto entre las 17 comunidades autónomas. “Actuaré también como árbitro en la próxima conferencia sectorial de finales de mayo -de la que saldrá el modelo de aplicación de la PAC en España- para alcanzar un gran acuerdo nacional en torno a la política agraria” declaró Planas.

En estos momentos salieron diferentes comunidades autónomas mostrando su disconformidad a lo que consideraban un reparto desigual de los fondos. Andalucía fue una de las comunidades más críticas de inicio aunque finalmente el Gobierno andaluz declaró “haber logrado reconducir este debate nacional que incluía cambios bruscos en un modelo de aplicación que ha demostrado su éxito para avanzar en rentabilidad, estabilidad y fijación de la población en el territorio andaluz”.

La PAC en Castilla-La Mancha

El Castilla-La Mancha tambien aparecieron los primeros rechazos a la PAC por parte de los agricultores. Desde ASAJA CLM aseguraban que se trata de “una reforma que antepone los criterios medioambientalistas por encima del sistema productivo, lo que pondrá en riesgo la renta de los propios agricultores y ganaderos.”

En un comunicado de prensa, la organización agraria explicó y según se hizo eco El Digital CLM, que “aunque ni Europa ni España hayan sido capaces de realizar una evaluación del impacto que supondrá esta reforma, hay informes del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) que demuestran una pérdida de rentabilidad de las explotaciones europeas y de competitividad con los países con los que Europa establece acuerdos comerciales.”

Por su parte el Gobierno de Castilla-La Mancha destacaba que la nueva PAC en España no dejará a ningún agricultor o ganadero atrás por pequeño que sea, un aspecto “clave” demandado por Castilla-La Mancha. El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, resaltó que se había apoyado el documento propuesto por el Ministerio que será la “hoja de ruta para el Plan Estratégico Nacional” e indicó que, aunque la región se siente identificada, “nos parece insuficiente y hubiéramos querido que hubiera más ambición” en el mismo. Pero añadió que “tenemos tiempo para conseguir avances”.

Últimos rechazos a la PAC

El pasado mes de julio, las organizaciones profesionales agrarias de Castilla-La Mancha (ASAJA, UPA y COAG) y COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS CASTILLA-LA MANCHA han fijado su posición firme y unánime en contra de la propuesta que el MAPA ha trasladado a las comunidades autónomas en la última Conferencia Sectorial del pasado día 14/07/2021. En esta propuesta se plantea una convergencia en los pagos del primer pilar muy poco ambiciosa y continuista según las organizaciones, que sólo pretende perpetuar la situación actual y contentar a las regiones que tienen los pagos por hectárea más altos, en detrimento de regiones como Castilla-La Mancha que tiene los pagos medios más bajo de toda España, sólo por detrás de Madrid.

Las cuatro organizaciones rechazan de plano la propuesta del MAPA que define 20 regiones productivas diseñadas para que todo siga igual y sigue basándose en las referencias históricas de los años 90 del siglo pasado.

Según el comunicado de AgroalimentariasCLM y los líderes de las cuatro organizaciones, esta propuesta de convergencia no corregirá los desequilibrios que desde hace décadas viene sufriendo injustamente Castilla-La Mancha en el reparto de ayudas territoriales, en los que las zonas rurales más deprimidas y con mayor riesgo de despoblación seguirán siendo altamente perjudicadas en el reparto de fondos, limitando así su viabilidad económica futura. La actual propuesta de convergencia supone que, dentro de cada una de las 20 regiones de pago básico, los pagos se acerquen al 85% del valor medio de la propia región. Pero no en que se acerquen los pagos medios de las 20 regiones entre sí. Por lo que el resultado final es que las regiones “pobres”, con menos pagos por hectárea, seguirán teniendo las menores ayudas; y, por el contrario, se perpetuarán los privilegios de aquellas regiones que, en base a rendimientos de los años 90, se les reconocieron unos pagos mucho más altos.

La propuesta de Castilla-La Mancha por parte de asociaciones agrarias y cooperativistas ha sido clara desde el comienzo del proceso de negociación de esta nueva PAC: que se eliminen las referencias históricas al final del periodo de aplicación de esta reforma de la PAC y que, como criterio general, tras una convergencia al 100% de los pagos, todos los agricultores y ganaderos de cualquier parte de España cobren lo mismo cuando hagan las mismas prácticas agrícolas, independientemente de dónde estén ubicados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here