La sostenibilidad en el sector del vino: buenas prácticas

sostenibilidad sector del vino

Buscando la sostenibilidad en el sector del vino español.

El sector del vino está formado por más de 550.000 explotaciones vitícolas, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Una actividad que convierte a España en el segundo exportador de vino en volumen a nivel mundial. Esta fuerte influencia permite al sector ser también un motor de desarrollo en materia de sostenibilidad. Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), la viticultura ecológica ha crecido un 13% entre los años 2005 y 2019, siendo España el país con mayor producción de viñedos ecológicos.

La Federación Española del Vino (FEV) desarrolló la primera y única certificación específica para el sector del vino en materia de sostenibilidad medioambiental bajo el nombre Wineries for Climate Protection. El sello WfCP está orientado a la mejora continua y a la sostenibilidad de las bodegas, actuando en cuatro pilares fundamentales: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), gestión del agua, reducción de residuos y eficiencia energética y energías renovables.

Buenas prácticas en el sector vitivinícola

Abadía Retuerta

Abadía Retuerta apuesta por las energías renovables. Junto a Iberdrola y Enerpal, la compañía ha colocado 500 paneles solares fotovoltaicos -que suman 200 kWp-. Con esta instalación generan una energía de 250.000 kWh anuales, el equivalente al consumo medio de 60 hogares, y les permitirá evitar la emisión de 2.250 toneladas de CO2 a la atmósfera en los próximos 25 años.

Bodega González Byass Jerez

Desde el año 2012, González Byass trabaja en un plan de sostenibilidad denominado «5+5 Cuidando el planeta». Entre alguna de sus acciones destaca «GBknowit», una plataforma digital de formación para sus equipos.

Bodegas Ayuso

Bodegas Ayuso lleva años trabajando en la optimización del uso del agua en sus instalaciones, en los procesos de producción y en la optimización del lavado de las botellas. Además, han invertido en la modernización, automatización y eficiencia de sus instalaciones.

Bodegas Juan Gil

Juan Gil es la única bodega de la Región de Murcia con autorización para la gestión y elaboración de residuos. Actualmente, y con recursos propios, estas instalaciones son capaces de producir 300.000 kilogramos de humus procedente del raspón de la uva que se desecha durante la elaboración del vino.

Bodegas Campo Viejo

Bodegas Campo Viejo fue la primera bodega de España en obtener el certificado de Wineries for climate Protection en 2016, siendo la única certificación que te obliga a demostrar compromiso y mejora para poder seguir en ella. Uno de los grandes retos de la compañía es la lucha contra el cambio climático. Para ello trabajan en la agricultura sostenible, en el packaging y el ecodiseño de los vinos.

Grupo Freixenet

A nivel medioambiental, Grupo Freixenet ha reducido los residuos industriales por cada botella producida en un 53% durante los últimos 10 años. Además, lleva a cabo una sustitución progresiva del residuo de embalaje de material seco y materiales auxiliares de un solo uso por embalaje reutilizable o la reducción de las roturas de botellas gracias al trabajo conjunto con proveedores de vidrio con el objetivo de mejorar la resistencia y calidad del vidrio.

Familia Torres

Desde el año 2008, Familia Torres calcula anualmente, y auditamos vía la ISO14064, su huella de carbono desarrollando varias iniciativas enfocadas a mitigar el cambio climático. Desde entonces, la compañía vinícola ha reducido un 34% su huella de carbono (contando todas las emisiones directas e indirectas) gracias al uso de energías renovables, medidas de eficiencia energética, reducción del peso de las botellas y movilidad sostenible.

Fuente: Dosier Corresponsables.

Entérate de lo realmente importante

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.