18.8 C
Toledo
domingo 23, junio, 2024

Oídio y Mildiu, enfermedades de la vid, diferencias y cómo combatirlas

Oídio y mildiu, diferencias y cómo prevenir estas enfermedades de la vid.

Con en inicio del ciclo vegetativo de la vid y las buenas -o malas- temperaturas, la planta de la vid se expone a una serie de enfermedades que si se detectan a tiempo y se tratan no suelen tener gran impacto en la producción, pero que si no se tratan adecuadamente, las consecuencias podrían ser un mal mayor acompañado con un importante descenso de la producción o una producción de mala y escasa calidad. Por ello es importante, una vez llega la primavera, atender el desarrollo y crecimiento de la vid a través de sus estados fenológicos para identificar el oídio y mildiu y conocer sus diferencias.

Qué es el Oídio, ceniza o cenicilla

El conocido Oídio es un hongo que puede atacar a todos los órganos verdes de la vid. En las hojas los síntomas pueden aparecer tanto en el haz como en el envés, observándose un polvillo blanco-ceniciento. A veces, los comienzos del ataque se pueden manifestar como manchas de aceite, que recuerdan a las del ‘mildiu’, pero que suelen ser más pequeñas y nunca muestran la típica pelusilla blanca del envés.

La temperatura es el factor climático que tiene más influencia en el oídio. A partir de 15ºC comienzan a ser favorables para su progreso vegetativo y propagación. El óptimo se alcanza entre los 25 y 28ºC, temperaturas por encima de 35ºC pueden detener su desarrollo y, temperaturas de más de 40ºC pueden ser letales.

Consejos sobre cuándo tratar el Oídio

  1. Cuando la mayoría de los brotes tengas aprocimadamente 10 cm de longitud.
  2. Al inicio de la floración del viñedo.
  3. Cuando los granos tienen un tamaño aproximado de un guisante-garbanzo.

¿Qué es el mildiu?

El mildiu es una enfermedad causada por un hongo llamado Plasmopara vitícola. La gravedad de los ataques de mildiu en vid viene determinada principalmente por las condiciones climáticas faorables para su desarrollo (lluvias abundantes y continuas), además de la sensibilidad varietal.

El hongo ataca a todos los órganos verdes de la vid, principalmente a hojas y racimos. En primavera y con condiciones favorables, se puede producir la infección primaria, visible por la conocida «mancha de aceite» en el haz de las hojas y pelusilla densa y blanquecina en el envés si el tiempo es húmedo. Los racimos atacados en el raquis se oscurecen y se curvan en forma de ‘S’ con el posterior recubrimiento de una pelusilla blanca si el tiempo es húmero.

Para que se produzca una contaminación primaria de mildiu se tienen que dar una serie de condiciones favorables y que se conoce coloquialmente como la regla de los tres 10. Y es que según los expertos y algunos estudios, esta enfermedad aparece con brotes en la vid iguales o superiores a 10 cm, cuando ha habido una precipitación mayor a 10 L/m2 durante 1 o 2 días y cuando ha habido una temperatura media superior a los 10ºC.

En conclusión, el mildiu y oídio son dos de las enfermedades que más afectan a la vid y que pueden causar serias perdidas cuando se produce un ataque severo. Recordamos las recomendaciones básicas realizadas por diferentes servicios de protección de los vegetales que hay que tener en cuenta para minimizar los daños. En el mercado existen productos muy eficaces para la lucha contra estas enfermedades.

Fuentes: Boletín fitosanitarios C-LM.

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias