Sacacorchos, los tipos más utilizados, ¿los conoces?

El sacacorchos es uno de los útiles imprescindibles en todas nuestras cocinas.

El sacacorchos puede ser uno de los instrumentos de cocina que menos se usa en algunas casas, y a veces cuando se va a buscar no se encuentra o no está donde se supone que debería estar.

Como buen amante del vino, al menos deberías tener un par de sacacorchos en casa, no sea que te falle o no encuentres uno de ellos y que te quedes sin poder abrir la botella de vino esa noche tan especial, ya sea cita o cena de amigos. En cualquier caso, siempre existen algunos métodos alternativos y poco ortodoxos para abrir la botella y que os mostraremos después.

En primer lugar os vamos a mostrar algunos de los sacacorchos que nos podemos encontrar en las cocinas:

 

Sacacorchos 2 tiempos.

Es quizá uno de los sacacorchos más utilizados y más comunes. El que se utiliza y prefieren la mayoría de hosteleros. Es sencillo y práctico, tras es enrosque el corcho, haciendo apoyo en el borde de la botella y en dos tiempos, conseguiremos abrir la botella. Importante, al enroscar, no traspasar el corcho por la parte inferior.

Sacacorchos Doble Palanca.

Muy conocido también, algo más aparatoso de manejar pero igual de útil. Tras enroscar el corcho con la espiral, las dos palancas quedan con la posición en alto y el próximo paso una vez que el borde del sacacorchos quede apoyado en el borde de la botella, es hacer palanca hacia abajo para extraer el corcho.

Sacacorchos Blister.

Menos conocido pero también utilizado en muchos hogares. Al ir enroscando el sacacorchos en el corcho, hace al mismo tiempo la función de extracción del mismo.

Sacacorcho Rabbit.

Más moderno, más grande, normalmente viene en cajas con algún otro accesorio relacionado con el vino. Se suele regalar y es utilizado también por muchos. Fácil de utilizar, aunque difícil de guardar en cocinas pequeñas y para gente no que no lo utiliza muy a menudo.

Sacacorcho Clásico Rosca.

Fácil de utilizar y parecido en función al de doble palanca pero el sistema es algo diferente. En este caso una vez que tenemos enroscado el sacacorchos, para extraer el corcho debemos girar la manivela superior, y con el apoyo de los bordes del sacacorchos y botella, hace la fuerza de extracción.

Sacacorcho forma T.

Para valientes, para gente con fuerza, ya que aquí no hay ningún apoyo del sacacorchos, una vez que lo enroscas es cuestión de tirar hasta que consigas extraerlo.

Sacacorcho tipo laminas.

Para los puristas, para los aficionados al mundo del vino. Es el más difícil de usar, necesitas práctica y también fuerza. Es de los pocos que no daña en corcho, ya que en ningún momento lo atraviesa. También necesitas fuerza para ello. Las láminas entran en el cuello de la botella entre el corcho y el cristal.

 

Además de los vistos aquí, también existen tipo eléctricos donde no es necesario realizar ningún tipo de fuerza. E incluso sistemas más sofisticados y modernos, sacacorchos que utilizan la función del vacío para extraer el corcho.

Por último, si no tienes ninguno de estos tipos, siempre puedes recurrir a otras formulas sin llegar a dañar el corcho, eso sí, necesitarás un poco de práctica y quizá suerte para conseguirlo. ¿Te atreves?

 

 

También te puede interesar:

 

Opt In Image
Entérate de lo realmente importante
Síguenos, únete a nuestra comunidad

Respetamos tu privacidad. Sólo enviaremos como máximo una newsletter semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: