Un estudio confirma que vinos baratos a mayor precio saben mejor

estudio cata de vino

Un estudio de cata de vino científico demostró que la percepción de las bebidas mejora cuando se informa a sus catadores que cuestan más de su precio real.

¿El precio del vino influye en su sabor? Esta es una de las preguntas que un grupo de científicos trató de responder en las últimas investigaciones sobre las percepciones de los consumidores de vino sobre los precios de los productos.

Lo que encontraron fue que al menos desde una perspectiva subjetiva, encarecer deliberadamente los vinos aumentaba las calificaciones de quienes los degustaban, haciéndolos sentir que estaban tomando una bebida más agradable al paladar y por lo tanto más exquisita. En el estudio se midió tanto el agrado como la intensidad del vino, para tratar de obtener una “comprensión más completa de la influencia del precio en la experiencia del consumidor”.

Los resultados del estudio de esta cata de vino, publicados en el último número del journal Food Quality and Preference, fueron únicos en comparación a otros estudios hechos sobre el mismo tema pues encontraron que reducir el precio de un vino caro cuatro veces no cambiaba las calificaciones generales del vino por su agrado entre la gente común. Sin embargo, cuando el precio se incrementó engañosamente, la persona promedio pareció preferir más el vino.

Estos resultados diferentes pueden deberse a una experiencia de cata de vinos más auténtica, lo que permite a los participantes considerar también el olor y el color del vino que beben. El ruido generado por el evento también puede afectar sus otros sentidos y puede reducir o invalidar el impacto de la información de precios. “Estas señales podrían haber reducido potencialmente el impacto de la información de precios en las calificaciones de los vinos, ya que los participantes no solo prestaron atención a la información de precios presentada”, sugieren los autores.

El estudio

Ese experimento y estudio sobre una cata de vino llevado a cabo durante un evento público en la Universidad de Basilea en Suiza, descubrió que una copa barata se vuelve mucho más agradable cuando se les dice a los participantes que tiene un precio más alto.

El evento atrajo a 140 participantes a lo largo del día y consistió en una sesión de cata de vinos de 15 minutos. Para cada degustación, a los participantes se les dio su propia mesa y se les dijo que no se comunicaran con otras personas también involucradas en el evento, de esa manera sus opiniones sobre el vino no se verían influenciadas.

Luego se colocaron seis vasos pequeños de vino en cada mesa, y se les pidió a los visitantes que probaran todos y cada uno de los vasos en una secuencia específica completamente aleatoria para cada individuo. Después de cada sorbo, se les pidió a los participantes que aclararan el paladar con un chasquido de agua y calificaran el vino en función de su agrado e intensidad.

La mitad de las copas contenían tres vinos diferentes sin información de precio. Las copas restantes contenían tres vinos diferentes de precio bajo, medio y alto con la etiqueta de venta al público clara para ser vista. En cada caso, uno, dos o ninguno de estos vinos con etiqueta de precio habían sido etiquetados de forma engañosa.

Cuando se ocultó el precio del vino, los investigadores no encontraron diferencias en las calificaciones de agrado, sin importar el precio real.

Por otro lado, cuando el precio del vino estaba mal etiquetado y engañosamente elevado, las calificaciones de agrado también aumentaban. Por ejemplo, cuando se etiquetó un vino de bajo precio para que apareciera más alto en precio y excediera el del vino de precio medio, los participantes tendían a disfrutar más del vino de bajo precio.


También te puede interesar:

Entérate de lo realmente importante

Respetamos tu privacidad. Enviaremos como máximo una newsletter semanal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here